Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

martes, 20 de agosto de 2019

Reencuentro


Por fin te escucho, te hago caso vengo a tu encuentro, me llega tu sonido como un murmullo suave que acaricia y me envuelve sintiendo que humedeces esta piel vieja retirando las costras, dándole sanidad, penetrando hasta lo más profundo del alma.

Me reconozco en ti, siento la fuerza y la alegría que aún tienes impregnada  me doy cuenta que seguimos siendo una sola, aunque nos separamos un tiempo por esa confusión de sentimientos hoy quiero regresar a ti, te haré caso y viviré por y para mí, reparare todos los agujeros por los que se han ido fugando trocitos de mi vida.
Tomaré tu mano para salir con luz y sin fantasmas se que en el camino me quedare con menos personas, pero en algún lugar del universo paralelo existen seres sinceros y leales que me aman y esperan mi reencuentro.
Por fin me animo a ser yo misma, no te asustes si no me reconoces.

J.Eugenia Diaz M.

8 comentarios:

  1. El reencuentro con uno mismo siempre hay que festejarlo. Sentido texto, Euge.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esto de reconocerse en la otra persona, señal de que le dejamos huella...
    Con la mano en su mano vuelven la fuerza y la alegría y la luz aleja los miedos...
    Seguro que hay quien nos espera para tomar camino con amor!
    Amiga Eugénia, muchos besitos de colores.

    ResponderEliminar
  3. Es como si te vieras reflejada en un espejo pero no supieras que eres tú, me gusta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Una determinada declaración de intenciones... y reencuentro contigo misma!

    Hay belleza y fuerza, deseo y naturalidad, en tus expresiones.

    Abrazos Eugenia.

    ResponderEliminar