Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

sábado, 4 de abril de 2020

El mundo se detuvo y la lluvia no cede.




Esta vez amanece diferente
la luz entra tímida por la ventana
temiendo sacudir la pesada modorra
que invade habitaciones.



Afuera solo el canto de las aves y los rayos de sol
alejan la pesada oscuridad
que intentado apoderarse del orbe
permanece apagando pasitos presurosos
de los niños al cole, la voz de los mayores con sus charlas
mientras riegan el jardín,
el sonido del claxon del vecino que va tarde,
la gente que en el parque hace ejercicio.
Y a mí me invade el frió extrañamente en primavera.



El día sigue su curso y el tiempo va escurriendo entre mis dedos
en mi es el tiempo, en otros es la vida,
me va doliendo el pecho, los ojos y oídos al ver caer miles
de vidas como gotas de lluvia por el mundo.



Y vuelvo a tomar entre mis manos el rosario desgastado
para pedir por ellos y por todos,
él estaba guardado porque lo había cansado
de pedir imposibles.



Siguiendo la rutina en mi atalaya
le agrego a las paredes un poco más de miedo
a todos los demonios y fantasmas que allí están habitando,
haciéndome sentir muerta en vida
pero hoy siento que vivo,
y percibo la angustia que nuestra madre tierra
ha sentido por siglos que al liberar el lastre
nos obliga a encerrarnos temerosos,
dando paso a la reina
con el Coronavirus.


J.Eugenia Dìaz M.

sábado, 7 de marzo de 2020

Las sombras


Cuantas sombras colgando de mi espalda
estremecen mi alma con sus ojos filosos.
Vestidas de misterio van conmigo en el viaje,
cómplices y verdugos en esta soledumbre.

Una triste sonata le da vida a este pecho
lleno de oscuridad,  retando a las siluetas
con mirada de hielo y sonrisa alunada
porque en sus manos guarda secretos y aflicciones.

Me rió de sus intentos de herirme la retina,
que habitan un desierto, secas por tantas guerras
sumergidas en grietas de tantas sepulturas
carentes de epitafios.

Feroces me sacuden cuando ven que me burlo
con los labios pintados.
Ya no rezo ni prendo veladoras
para romper cadenas y alejar los espectros

que vuelven del pasado.



J.Eugenia Dìaz M.

jueves, 20 de febrero de 2020

Me desnudo en mis letras.


Me quiero desnudar en estas letras
y puedas descubrir
como hiciste vibrar hasta lo más etéreo
de mi ser.

Que sepas que te quiero y que te quise
desde el primer instante en que nuestras miradas
descubrieron besarse y entenderse
con su mudo lenguaje.

De sentirme amoldada a tu costado
y ver como buscabas mis deseos
abriendo la ventana
de mis ojos.

De sentirme mujer y descubrir
tanta sensualidad desconocida
tan solo con el tacto de tus manos
que fueron encontrando islas de sensaciones
en mi cuerpo.

Del descanso y apoyo que me ha dado tu hombro
desde que estamos juntos

por eso tú me tienes y tendrás
en este nuestro otoño, con la pasión modorra
por la pesada bruma de la rutina diaria
seguiremos unidos.

No puedo imaginar cómo sería el sendero
con huellas amputadas de las tuyas,
estaré junto a ti
en esta y otras vidas.


J.Eugenia Diaz M.

Dibujame


Dibújame en tu lienzo sin descanso,
píntame sonrisas y alegrías.
Descríbeme en tus versos utopías,
de días alegres sin final,
mirándome correr en esos campos,
mi pelo al viento y pies descalzos,
girando el mundo de colores para mí.
Atrápame un instante en la pintura
dejándome sentir esa frescura
que da la paz inmensa de los campos.
Escribe sin descanso, no permitas
que la humedad nos borre estos regalos.

Dibuja, que se quede entre mi piel
el húmedo rocío de la hierba.
Escribe, que en el viento yo navegue,
flotando sin timón hacia la nada.

Si aún no te has cansado, y si tú puedes,
regálame ese mar de azul intenso,
que sea una concha más en esa playa,
o el pez color salmón de rojo intenso,
que se una la sal del mar, entre mis lágrimas.

Escribe en unos versos, de mis alas
que restauraste un día, y al fin volé
sobre esos picos altos de mis cerros.
Sentir la libertad que tiene el águila.
J.Eugenia Diaz M.

viernes, 14 de febrero de 2020

Feliz San Valentìn 2020


San Valentín 2020
Y seguimos transitando en esta vida, festejos van festejos vienen dejando en nuestros corazones cada año una nueva huella que se queda colgando en el recuerdo de las fotografías y en cada corazón participante en el festejo.
Habrá quienes añoren por un momento con tristeza otros tiempos y a personas amadas, que ya no están mas en el mismo camino que hoy transitan.
 Sabemos que es parte de la vida del destino y del aprendizaje
 bastante difícil de asimilar, pero sobre la marcha se aprende a ir aceptándolo.
Disfruten cada etapa porque es maravilloso vivirlas, como cuando eres adolescente y te pasas el tiempo dibujando corazones hasta en las nubes, o cuando recibes tu primer mensaje de amor o esa flor que guardaras hasta que se hagan polvo sus pétalos.
 Pasarà el tiempo y los festejos irán cambiando como iremos cambiando nosotros, pero todo será único y especial para cada persona.
Y como dije antes cada momento y festejo se quedarán por siempre como un recuerdo vintage colgando de las fotografías y en cada corazón participante.
Feliz día de San Valentín.

J.Eugenia Diaz M.

martes, 28 de enero de 2020

¡Vive!


Reparando las grietas del cuerpo y de la mente en esta etapa de la vida que la mencionan como la tercera edad, me puse a analizar algunas cosas que nos van derrumbando en el camino.
Como las críticas que poco ayudan a las mujeres de esta edad, si te enfermas y lo mencionas tiendes a cansar a los que te rodean, sí no dices que te sientes mal para no preocupar piensan que eres egoísta y no piensas en ellos.
Hay ocasiones que comienzan a tratarte como niña que no sabe cuidarse es entendible su preocupación porque no es nada grato tener a alguien en cama o inmovilizado ya que eso implica sacarlos de la rutina para apoyar, pero esa actitud hacia nosotras perjudica más que ayudar porque nos van haciendo inseguras y dependientes y si tú te dejas manejar va a llegar el momento en que no pondrás un pie en la calle si no vas acompañada.
Muchas mujeres tienden a dejarse manejar por comodidad, pero eso amigas mías es boicotearse ustedes mismas es necesitar un bastón para hacer cosas que antes hacían felizmente seguras, quizás ahora lo hagan un poco más lento, pero pueden seguir haciendo sus actividades, aunque las tengan como una mujer de la tercera edad.
Si antes solías hacer ejercicio aeróbico como correr o hacer zumba y ahora por problemas en tu cuerpo ya no puedes cambia de actividad camina o has yoga y si te queda tiempo ve a clase de alguna manualidad, no te oxides encerrándote en casa y enfermándote cada día más, créeme que se puede todo esta en la mente no le permitas  entrar en el proceso del envejecimiento prematuro dicen que la edad esta en la mente.
Solo tú puedes hacerlo nadie más lo hará por ti.
Detente un poco a pensar en como vas pasando a un segundo plano, aunque te digan los hijos que eres lo mas importante en sus vidas.
Daté cuenta que ahora en el primer plano entras tu porque ya les disté a tus hijos tu tiempo y necesitas retomar las riendas agarra aire, has un plan de calidad de vida para beneficio tuyo y el de la gente que te ama, pero recuerda que tú también debes amarte para lograrlo.
Cuantas veces les estas contando tus cosas y ellos cambian la platica o se levantan para ir a hacer alguna cosa, ya no eres la madre de aquel niño-ña de 5 años para el que eras su mundo o su heroína en el que eran todo oídos aprendiendo de ti y se aferraban a tu mano temerosos en la calle o se abrazaban a tu pecho en las noches para dormir tranquilos.
Ahora no conoces ni a sus amigos-as si acaso en alguna fotografía y de ellos sabes solo lo que consideran pertinente comentarte o cuando tienen algún problema.
Pero es parte de su vuelo y libertad. Por supuesto que existen excepciones felicitaciones a quienes han logrado que sus hijos sigan teniendo en ustedes la misma confianza de cuando eran pequeños.
Trata de hacer las cosas que te hacen sentir satisfecha y feliz, vístete como te gusta que no te importe si te dicen que te ves mal o ridícula si a ti te hace feliz ponerte un collar de piedras grandes fosforescentes o una blusa larga de cuello mao con mallones date el permiso de hacerlo porque eso es lo único que nos llevaremos al morir.
Píntate el pelo, maquíllate si es tu gusto hacerlo el que lo hagas no te quitara ser la adorable abuela que eres si es que tienes nietos, disfruta la lectura de un buen libro o ponte a preparar delicias en la cocina ahhh pero no te hagas esclava de la cocina recuerda que debes salir y sacudir el oxido acumulado por las preocupaciones y los años.
¡Vamos anímate si se puede!


J.Eugenia Diaz M

domingo, 19 de enero de 2020

Jesús yo confío en ti


Amamos al creador con su grandeza
es nuestro salvador y agradeciendo
su perdón en este mundo ya muriendo,
le pedimos su ayuda con presteza.

Muéstranos tu dulzura y tu belleza
que en tu creación tu estés viviendo
y que el amor por ti siga creciendo,
cúbrenos con tu yelmo y tu pureza.

Tu eres un ser supremo mi señor,
tu obra es inigualable tan perfecta
y míranos mi Dios que es lo que hacemos

con toda la riqueza y resplandor
que has dado a nuestra vida imperfecta.
De tu mano a tu reino llegaremos.



J.Eugenia Diaz M.