Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

martes, 30 de agosto de 2016

Cuantas lunas,cuantos años.

(Dedicado a mi amada hija Liliana por sus forty  years.)

Estabas  insegura 
para probar la fuerza de tus alas
como una jovencita,
te guardaste tus miedos  y saliste al mundo,
solo aquellas libretas sabían de tus secretos.

Cuando estabas en casa, era algo cotidiano
ver que te refugiabas en tu cuarto
alejando el silencio con  notas musicales,
tocando la guitarra.

Muy tarde me di cuenta la falta que te hizo
tener quien te escuchara,
que no fue suficiente llevar pan a la mesa
ni pagar el colegio o unos zapatos nuevos.

Te hizo falta la madre, la amiga y confidente,
pero tú tan madura, nunca me lo dijiste.
Con un largo silencio  fuiste guardando guerras
que perdías y ganabas.

El tiempo es implacable,
 he pagado muy alto la factura al perderme
momentos importantes en tu vida.

J.Eugenia Diaz M.
Agosto/30/2016

Feliz cumpleaños mi niña grande,te amo.

11 comentarios:

  1. Muchisimas felicidades.
    Miles de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracías mi querida Inma_Luna.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  2. Es tu hija Lilian? pareceis hermanas, no porquè ella se vea mayor, sinó porque tu te ves joven...Las dos muy guapas!
    No te sientas culpable, seguro que hiciste de mamá todo lo bien que sabias y nadie es perfecto fíjate que ella no te lo tuvo en cuenta...
    Feliz cumpleaños a Lilian y un besito para las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi linda M.Roser, gracís por estar aqui y tus generosas y amables palabras.

      Besos con mi cariño.

      Eliminar
  3. Hermoso poema, Euge, con un mea culpa que hacen en algún momento todos los padres inteligentes y que de verdad aman a sus hijos.
    En las relaciones siempre se comenten errores y una hija adulta sabe comprender el gran esfuerzo que hiciste para criarla bien.
    Entonces, festeja con ella contenta.
    ¡Felicidades! Un abrazo, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi linda mirella, mil gracías por estar y dejar tu calida huella y tu elicitacón.

      Besos y abrazos con mis mejores deseos para ti.

      Eliminar
    2. Como me pediste, querida Euge, te dejo la dirección de mi blog:

      http://palabrascomopajaros.blogspot.com.ar

      Si querés que te lleguen las notificaciones de lo que publico, podés ponerte en "Seguidores" en mi blog.
      Gracias por interesarte por mis textos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Eugenia, eres una madre fuerte y valiente, que has tenido que superar muchas cosas. Tu hija es inteligente y lo sabe. Nunca es tarde si la dicha es buena y podrás demostrar a tu hija tu apoyo y tu cariño. La vida sigue adelante, amiga.
    Mi abrazo grande y felicidades a las dos.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi linda amiga M. de Jesús, me pone muy contenta tener tu compañia y tus calidas palabras que me hacen sentir motivada y en paz.

      Besos con mi abrazo y cariño.

      Eliminar
  5. Hola Eugenia.

    En este poema destacan las palabras:

    “Muy tarde me di cuenta la falta que te hizo
    tener quien te escuchara,
    que no fue suficiente llevar pan a la mesa
    ni pagar el colegio o unos zapatos nuevos.”

    “...he pagado muy alto la factura al perderme...”

    Las primeras, aviso a navegantes, pues quien más quien menos, creo que la mayoría, surcamos esos mares…

    Y las segundas, si bien ciertas en ocasiones, las de perder, no las otras, creo que no hay que darles mayor relevancia, hoy. Pues si dio esa situación, y ya reconozco la generalidad de ello, no cabría lamentarlo cuando es agua que ya pasó.

    Son lecciones de la vida. Asumidas por todos los protagonistas!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto, que grato es para mi tener tu visita y apoyo en tu comentario, es cierto que no soy la única madre que a vivido una experiencia como la mía al tener que salir a trabajar para ayudar en la economia familiar y los estudios de los hijos.
      Pero el tiempo es implacable y se lleva con el momentos que no se vuelven a repetir, pero así es la vida por un lado por otro quita.
      Gracías por estar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar