Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

sábado, 9 de febrero de 2019

Eres mi complemento.


Todo llega a su tiempo y tú has llegado justo
cuando estaba extraviada del camino indicado,
cuando con pasos lentos caminaba entre espinas
por ese laberinto oscuro del destino.

Amor, tú me encontraste y viste ese destello
que dentro de mis ojos ya se estaba apagando,
me tomaste las manos encendiendo un fulgor
que nos envolvió juntos como una enredadera.

Admire tu paciencia, tu lucha por amarme,
cuando con insistencia remabas hacia mí,
mientras yo me alejaba flotando a la deriva
en las espesas aguas de hastió y desesperanza.

Me deje rescatar, me abandone en tus brazos
sintiendo estremecerme cuando el fuego en tu boca
incendiaba la mía volviéndome a la vida,
fue tanta adrenalina recorriendo mis venas
que me hizo comprender que eras mi complemento
en mi tiempo y espacio para toda la vida.



J. Eugenia Dìaz m.

5 comentarios:

  1. Un sensible poema...

    Abrazos Eugenia.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito Eugenia, encontrar a alguien que sea tu complemento, que te coja de la mano y te acompañe por los caminos de la vida para que no te pierdas...
    Muchos besitos, linda amiga.

    ResponderEliminar
  3. Un bello poema en el que, además del amor, se desprende el agradecimiento por ser amada.
    Un gran abrazo, Euge.

    ResponderEliminar
  4. Abandonarse es una forma de elegir, así también dejar que las cosas ocurran sin forzar nada. Hay sabiduría allí, aunque en este universo dual las cosas pueden salir bien o mal.
    Pero si lo que ocurre nos dá el oxígeno que nos faltaba, bienvenido sea.
    Abrazo.

    ResponderEliminar