Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

jueves, 19 de octubre de 2017

Si pudiera

Si pudiera dejar en tu mirada
un rayito de sol y en tu boca  el almíbar
alejando lo amargo,
pedirle a la neblina suprima de tus ojos
todo el dolor y el hambre que golpean tus días.

Si pudiera dejarte en tus labios la luna
y el calor de mis brazos en tu piel
quitaria  tu pena y tanta soledad.

¿En dónde te quedaste?
¿En qué estación de vida te me pierdes?
cuando me ves sin verme y quedas divagando.

Se fueron de tus manos las aves de tus sueños,
se te rompió el cristal
y tú al igual que él quedaste destrozado
navegando en espacios del ayer
como un pequeño niño,
en un cuerpo de adulto.

Si pudiera sacarte la semilla de  vida
que tienes insensible, trataria de acercarte
a la vida presente.

J.Eugenia Díaz M.

4 comentarios:

  1. Eugenia, impresionante tu poema, donde nos dibujas la falta de ilusión y vida de ese ser querido, que se quedó anclado en la tristeza y tu infinito amor, que sigue cerca, deseando de aportarle alas para su renovación y su fortaleza.
    Mi gratitud por tu cercanía y amistad y mi abrazo siempre, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Ma. de Jesús, e sun regalo para mi tener tu compañia en mi espacio de letras, gracias por tu tiempo.
      Besos.

      Eliminar
  2. Quizás las lágrimas de la tristeza harán que la semilla resurja a la vida, por lo menos que esté siempre viva en tu memòria...Que la neblina se aleje y vuelva a brillar el sol!
    Un beso grande, amiga Eugénia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida M. Roser, es lindo para mi tener tu visita y la alida huella que dejas a tu paso.
      Gracias por estar y por tu tiempo.

      Besos.

      Eliminar