Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

sábado, 4 de julio de 2015

No escondas tu brillo


Luna

no escondas el reflejo de tu brillo
aunque causes envidia
a la descascarada pintura
de edificios antiguos.
Muestrales en tus rayos
la historia que a quedado al pie de sus ventanas
tantos besos robados
en la complicidad de sus zaguanes
las gotas de la lluvia mezcladas con el llanto
de alguna despedida.
Las plumas que las aves dejaron en el nido
y el eco de la vida
en la novel palabra de un infante.





J.Eugenia Diaz M.

6 comentarios:

  1. Bonito poema, Eugenia. Sugerente, con sentido y profundo.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto!!

      Gracias por tu grata compañía.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Eugenia, me gusta esa personificación de la luna...Ella nos mira con su cara de maga y sabia y nos va contando el transcurso de la vida...A veces se oculta y nos mira pensativa, es cierto...Pero, sigue siendo una intensa lámpara en el cielo, que nos recuerda el milagro del sentimiento, que brota a cada instante cerca de nosotros...Mi felicitación y mi abrazo de luz por tu creatividad, amiga.
    Feliz domingo, Eugenia.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ma de Jesús!!

      Agradezco mucho tu grata compaña y tus comentarios de reflexión sobre la tematica del poema.
      Besos con mi abrazo.

      Eliminar
  3. Luna, no escondas tu brillo, aunque las estrellas te envidien y la lluvia quiera ensombrecerte...Tu luz alumbrarà el camino, cual faro en una noche de galerna...
    El mar te quiere reluciente y hermosa...
    Amiga Eugenia, besos para ti que brillas con luz propia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roser, querida amiga.
      Gracias por tu visita y el arrebato de la belleza de tus versos acompañando mi poema.

      Besos con mi abrazo.

      Eliminar