Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

domingo, 12 de enero de 2020

Gracias, a tantas cicatrices.


Aprendí a dar las gracias a todo lo roto en mi
a tantas cicatrices que me hicieron crecer
de adentro para afuera,
a las cosas calladas que hicieron explosión.

Recogí los pedazos doliéndome los brazos
y me abrace tan fuerte hasta escuchar la risa
de la pequeña niña hoy ya mujer madura
y le dije, ¡te admiro!
no más explicaciones,
no permitas que apaguen el pequeño fulgor
que te guía a las sombras de todas tus etapas.

Ahora que regresas y has crecido,
no te apenen los restos que yacen a tus pies
son del frágil capullo que siempre te sostuvo,
cuando el dolor te iba haciendo subir.
Quédate, cree en ti no te pierdas en silencios,
reconoce el sonido de tu voz.



J.Eugenia Diaz M.

6 comentarios:

  1. A veces estas cicatrices nos hacen más fuertes, són como un haz de luces que sale del alma y alumbra la vida de los que nos rodean...
    Muchos besitos, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu cálida huella en mis versos hermosa M.roser.

      Besitos.

      Eliminar
  2. Hay una gran sabiduría en reconocer el crecimiento que significa cada una de las cicatrices. Nos edificamos sobre ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es estimado Francisco,gracias por acercarte a mi rinconcito de letras.

      abrazos.

      Eliminar
  3. Yo siempre digo que de todo se saca algo bueno, incluso de lo más oscuro.
    Me alegra saber que no estaba equivocada :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida y sus lecciones creo que a eso venimos aunque algunas lecciones duelen y dejan cicatrices muy profundas.

      Saludos y abrazo para ti Nè.

      Eliminar