Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

viernes, 30 de junio de 2017

Te extraño

Ya son dieciséis años en los  que estas ausente de mi vida pero no de mi corazón y memoria.
Y yo aún sigo aquí,  en este mundo terrenal extrañándote, y con el iluso deseo de sentirte cerca abro, la ventana en la memoria de nuestra infancia, para volver a reír y a llorar contigo.
Así crecimos hermano, entre risas y llanto, sofocando con juegos la hambruna de unos padres que nos quisieran mucho, y nos mimaran más, veníamos predestinados a mucho sufrimiento   con la estrella apagada fuimos sobreviviendo,  crecimos con la piel engruesada acariciada por los golpes. Callados, tímidos, temerosos seguimos adelante.
Para evadir tristezas nos envolvíamos en un mundo de juego y fantasía después de haber terminado nuestras labores asignadas de la casa y escuela.
Siempre fui tu  aliada,  con complicidad apoyaba tus juegos y a tomar la llave que encadenaba
aquella bicicleta que nos hacia volar mientras dormía la siesta nuestra madre de crianza.
Qué dolor recordar las tremendas golpizas cuando nos descubrían. O cuándo caí con mi bicicleta en una nopalera y tuve que ahogar mis gritos de dolor cuando retirabas sus espinas de mi piel.
También tengo el recuerdo de cuando me  caí de una  higuera por acompañarte a ver a los murciélagos y como destroce sus ramas y mi piel.
Teníamos algunos destellos de dicha y alegría que juntos compartimos como  cuando elevabas los cometas y me dejabas sosteniendo el cordel por un buen tiempo. Recuerdo  tus palabras  cuando me decías que con el tiempo estaríamos los dos muy cerca de las nubes..
 Tú te me adelantaste porque desde hace nueve años habitas en tu cielo, en ese cielo inmenso que hoy te llena de paz, de esa paz anhelada que tanto careciste.
¡Ay hermanito mío! cuánto hemos padecido; recuerdo que te negaban el plato de comida por algo que no hiciste dentro de tus labores; yo te guardaba un taco y lo depositaba en el hueco del tanque de gas de la cocina. Te decían pata larga porque andabas descalzo  para que no se desgastaran tus  zapatos y poder utilizarlos para ir a la escuela.
La vida nos desvió. Tú te fuiste hacia el centro y yo hacia el sur pero el lazo de sangre como una etérea línea nos mantuvo cercanos.

Vienes a mi memoria cuando escucho sonar tu tema preferido o cuando me trae el aire  aroma de  hojas y zacate quemado. Ahí te visualizo recargado en la escoba mirando pensativo la chispa de la lumbre, y yo ahí, a tu lado observándote.
Te extraño mucho hermano, pero me siento en paz porque se que no sufres que despertaste al fin de esa pesadilla de lo que fue tu vida.

En memoria de mi hermano Agustín Díaz M. En el noveno aniversario de su fallecimiento.
J.Eugenia Diaz M.

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Amiga Eugenia, un bonito homenaje al hermano que se fue y con el que comparetiste los juegos de tu niñezy las privaciones...Me impresionó especialmente este fragmento: "Te decían pata larga porque andabas descalzo para que no se desgastaran tus zapatos y poder tener para ir a la escuela". He sentido una gran emoción por como tu le guardabas la comida que le negaban...Deduzco que vuestra niñez no fue demasiado feliz! Y que crecí despues de una guerra, también tengo recuerdos de privaciones...
    Donde esté, seguro que está feliz de que sigas recordándole con tanto amor.
    Besitos , linda amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida M. Roser,gracias por acompañarme en este mensaje que dedico a mi hermano Agustín.
      No tuvimos una infancia feliz pero sobrevivimos quizas para continuar en este duro aprendizaje que la vida nos dio, gracias a Dios el ya esta descansando.
      Besos con mi cariño y fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Recuerdos entrañables que te acompañarán siempre porque con tu hermano compartiste la tristeza de una infancia llena de austeridad y poco cariño. Sin embargo, juntos y unidos, la sobrellevaron ayudándose mutuamente.
    Un texto muy emotivo, querida Euge.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mirella querida.
      Encantada y agradecida de tener tu compañia, gracias por pasar y dejar tu huella.

      Besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Inma_Luna querida, gracias por pasar y dejarme tu cariño.
      Besos

      Eliminar
  5. Un precioso homenaje a la memoria de tu hermano, Eugenia...La sincronía entre cielo y tierra existe, amiga. No dudes de que tus versos los ha recogido y se siente inmensamente unido a ti.
    Mi abrazo y mi cariño siempre.

    ResponderEliminar