Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

martes, 14 de marzo de 2017

Tu guerra con la vida

Es cansada tu guerra con la vida.
Te sientes atacado, dices por mala suerte 
y frotas  tus heridas con cadillos
para que nunca sanen.
Me obligas a sacar
de mi memoria escudos reforzados,
tarareando algún canto o murmullo 
para no conectarme con tu infelicidad.

Quisiera llevar paz a tu continua guerra
tan llena de amargura,
que vuelvas a vivir sin quejarte del mundo,
porque somos nosotros los que lo edificamos
con nuestras actitudes cotidianas.

Es en esos momentos -tan constantes-
cuando yo me convierto
en oruga de silencioso paso
o en tímido rocío cayendo en mi mejilla,
queriendo transformarme en un copo de nieve
en completo reposo.
Refugiarme en un huevo en eterno silencio

J.Eugenia Diaz M.
febrero/2017

16 comentarios:

  1. Somos nosotros los que vamos construyendo nuestro caminar, quienes debemos tomar decisiones, o enfrentarnos a las adversidades.

    Preciosos versos .


    Besos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lindo tener tu visita y tu huella, gracias por pasar.

      Besos.

      Eliminar
  2. Todos tenemos que enfrenatar momentos de desasosiego en la vida, profundas tristezas. Una vez que lloramos lo que teníamos que llorar, debajo de las últimas lágrimas, debe aparecer el arco iris de una sonrisa.
    Me encantó tu poema, Euge.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella hermosa, gracias por tu compañia y comentario, me gusto mucho esta frase
      (debajo de las últimas lágrima, debe aparacer una sonrisa.)

      Besos, con mi gratitud por tu compañia.

      Eliminar
  3. Esta poesía me hace pensar en esas "personas tóxicas", siempre tan víctimas, tan difíciles de ayudar y tan fácil se arrastrado por su torrente de negatividad. ..
    Me ha gustado mucho blog. Te mando un abrazo fuerte, poetisa

    ResponderEliminar
  4. Gran poema que te hace reflexionar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xan Do Río, agradezco tu paso y saber que te agrado el poema.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. Es cierto, no es bueno guerrear, ni ir contra corriente, sino adaptarnos, suaves y dúctiles como el junco...Resistir las mareas y los vientos y esperar con calma a que llegue la calma, la paz y ese arco iris luminoso, que nos llena de vida para seguir adelante...Me gustaron tus versos equilibrados y sabios, Eugenia.
    Mi felicitación y mi abrazo siempre, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi querida Ma. de Jesús.

      Estoy contenta con la luz de presencia en mi rinconcito de letras.
      Gracias por tus palabras y compañia.

      Besos.

      Eliminar
  6. Tus poemas muestran la sensibilidad que tienes Eugenia.
    Me gustaron mucho tus paralelismos, y creo que eres una oruga preciosa.
    Te abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen,muchas gracias por detener en este rinconcito de letras y dejarme tu huella con tan grato comentario.
      Me pone contenta saber que te gusto el poema.

      Besos.

      Eliminar
  7. Como dice el poeta:
    "Caminante , no hay camino
    se hace camino al andar"...
    Y así debe ser, vamos creando nuestros propios surcos, quizás con el rocío que nos resbala por el rostro...Muy filosófico tu poema.
    Mil besitos lindos como tu, Eugenia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi linda M. Roser.

      Van de regreso con mucho cariño y gratitud mil y un besitos para ti.
      Gracias por tu calida compañia.

      Eliminar
  8. Nosotros muchas veces somos nuestros peores enemigos.
    Un poema precioso.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maite, encantada y agradecida estoy con tu visita.

      Besos.

      Eliminar