Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

martes, 28 de enero de 2020

¡Vive!


Reparando las grietas del cuerpo y de la mente en esta etapa de la vida que la mencionan como la tercera edad, me puse a analizar algunas cosas que nos van derrumbando en el camino.
Como las críticas que poco ayudan a las mujeres de esta edad, si te enfermas y lo mencionas tiendes a cansar a los que te rodean, sí no dices que te sientes mal para no preocupar piensan que eres egoísta y no piensas en ellos.
Hay ocasiones que comienzan a tratarte como niña que no sabe cuidarse es entendible su preocupación porque no es nada grato tener a alguien en cama o inmovilizado ya que eso implica sacarlos de la rutina para apoyar, pero esa actitud hacia nosotras perjudica más que ayudar porque nos van haciendo inseguras y dependientes y si tú te dejas manejar va a llegar el momento en que no pondrás un pie en la calle si no vas acompañada.
Muchas mujeres tienden a dejarse manejar por comodidad, pero eso amigas mías es boicotearse ustedes mismas es necesitar un bastón para hacer cosas que antes hacían felizmente seguras, quizás ahora lo hagan un poco más lento, pero pueden seguir haciendo sus actividades, aunque las tengan como una mujer de la tercera edad.
Si antes solías hacer ejercicio aeróbico como correr o hacer zumba y ahora por problemas en tu cuerpo ya no puedes cambia de actividad camina o has yoga y si te queda tiempo ve a clase de alguna manualidad, no te oxides encerrándote en casa y enfermándote cada día más, créeme que se puede todo esta en la mente no le permitas  entrar en el proceso del envejecimiento prematuro dicen que la edad esta en la mente.
Solo tú puedes hacerlo nadie más lo hará por ti.
Detente un poco a pensar en como vas pasando a un segundo plano, aunque te digan los hijos que eres lo mas importante en sus vidas.
Daté cuenta que ahora en el primer plano entras tu porque ya les disté a tus hijos tu tiempo y necesitas retomar las riendas agarra aire, has un plan de calidad de vida para beneficio tuyo y el de la gente que te ama, pero recuerda que tú también debes amarte para lograrlo.
Cuantas veces les estas contando tus cosas y ellos cambian la platica o se levantan para ir a hacer alguna cosa, ya no eres la madre de aquel niño-ña de 5 años para el que eras su mundo o su heroína en el que eran todo oídos aprendiendo de ti y se aferraban a tu mano temerosos en la calle o se abrazaban a tu pecho en las noches para dormir tranquilos.
Ahora no conoces ni a sus amigos-as si acaso en alguna fotografía y de ellos sabes solo lo que consideran pertinente comentarte o cuando tienen algún problema.
Pero es parte de su vuelo y libertad. Por supuesto que existen excepciones felicitaciones a quienes han logrado que sus hijos sigan teniendo en ustedes la misma confianza de cuando eran pequeños.
Trata de hacer las cosas que te hacen sentir satisfecha y feliz, vístete como te gusta que no te importe si te dicen que te ves mal o ridícula si a ti te hace feliz ponerte un collar de piedras grandes fosforescentes o una blusa larga de cuello mao con mallones date el permiso de hacerlo porque eso es lo único que nos llevaremos al morir.
Píntate el pelo, maquíllate si es tu gusto hacerlo el que lo hagas no te quitara ser la adorable abuela que eres si es que tienes nietos, disfruta la lectura de un buen libro o ponte a preparar delicias en la cocina ahhh pero no te hagas esclava de la cocina recuerda que debes salir y sacudir el oxido acumulado por las preocupaciones y los años.
¡Vamos anímate si se puede!


J.Eugenia Diaz M

18 comentarios:

  1. Subrayo todo lo que nos dices, Eugenia. La vida hay que enfrentarla sin miedos, aunque nos vaya restando movimiento y facultades.
    Te felicito por ello y te dejo mi abrazo y mi cariño, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ma. de Jesús me hace muy feliz tener tu compañía en este post agradezco mucho tu paso y tus cálido comentario.

      Besitos amiga.

      Eliminar
  2. Lo ideal es saber adaptarse a cada momento y no hacer grandes exigencias. La lozanía que se pierde o la merma de las facultades físicas son contrarrestadas por una mayor capacidad de reflexión. Todos los momentos son bellos si se mira de la manera adecuada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, es muy cierto lo que comenta así como no debemos quedarnos en modo sedentario también debemos tomar cariño y aceptación a los cambios.

      Gracias por su paso y amable atención.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Una buena reflexión sobre el hecho de envejecer...Debemos aprovechar el día a día para hacer las cosas que nos llenan, sin embargo con el paso del tiempo, vamos sufriendo algunas limitaciones y cuesta mucho adaptarse a ellas...
    La vida es para vivirla siempre que podamos, no para verla pasar!
    Muchos besitos , amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es mi querida M. Roser como bien dices la vida es para vivirla no para verla pasar.

      Me hace muy feliz tu compañía, gracias por tu paso.

      Besos.

      Eliminar
  4. Pues has realizado un extenso y acertado análisis de una situación que describes muy bien. Según te leía venían a mi mente diferentes personas “mayores”, conocidas, con las que he interactuado, hoy ya no están, y que, casualmente, se comportaron siempre en el buen sentido que sugieres… No se dejaron dominar ni por la edad, ni por las circunstancias. Y de hecho vivieron solas hasta que llegó cierto momento en sus vidas…

    Gran abrazo Eugenia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto, estoy segura que han dejado en ti esas personas gratos recuerdos con un gran ejemplo a seguir.

      Abrazos, con mi gratitud por acercarte a mi rinconcito de letras.

      Eliminar
  5. Vengo de lo de Ernesto, te vi alli y me llamaste la atención.Hace mucho que no leia algo tan bellamente bueno increible y cierto
    .No me preguntes mi edad mira mis fotos y sonreí. Son actuales me las saco yo misma y disfruto lo que me pasa y vivo.Te aprecio sin siquiera conocerte. Tu manera desenfadada de escribir me hacen que te de el Premio Nobel.Desde hoy seguiré tus pensamientos Eres sana y bella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hermosa, tu nick ya dice mucho de ti RECOMENZAR ya he estado antes en tu maravilloso blog, me encanta lo que escribes tan directo,fresco y sincero.

      Abrazos con mi gratitud por acercarte a mi espacio.

      Eliminar
  6. Cada etapa de la vida tiene sus ventajas y dificultades. Es bueno gozar al máximo las primeras y sobrellevar con sabiduría las segundas. Sólo se trata de vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Osvaldo, y seguir aprendiendo de las buenas lecciones que nos van dejando los demás.

      Saludos y gracias por pasar.

      Eliminar
  7. Lo mejor y más certero que he leído por estos lares de letras. Envejecer conlleva todo lo que estupendamente has escrito. Los hijos aunque te quieran mucho, ya no necesitan a la mama, y lo mejor sería no necesitar nunca de ellos, por lo cual hay que hacer lo que tú muy bien has dicho hasta que se pueda, ejercicio y acicalarse sin importar lo que digan los demás
    No sé donde te encontré, pero estoy encantada de haberte leído.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda, que linda y generosa eres con tu comentario agradezco mucho tu visita y la huella que dejas a tu paso.

      Abrazos.

      Eliminar
  8. Totalmente de acuerdo contigo.
    Personalmente, estoy en esa edad llamada la tercera...jejeje
    Procuro seguir la mayoría de los consejos que comentas en tu entrada.
    Me va muy bien.
    Amo la vida con todas mis fuerzas y me aferro a ella con todas mis fuerzas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Esa fotografía me ha cautivado, acompaña perfectamente el mensaje, tan cierto, crecen los hijos, hacen sus vidas, te quedas sola. Y ahora que sigue?. Vivir!!! ver en mi caso personal a mi madre, como un ser que necesita
    Manifestarse, como el ser humano que es, y que nada tiene que ver con su amor de madre. Tener ese entusiasmo y amor por la vida, haciendo caso omiso de los prejuicios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la actualidad es un poco mas fácil retomar la vida cuando los hijos crecen y se van a ha vivir sus vidas, años atrás las señoras se encerraban en sus casas en una eterna espera de la visita de los hijos y nietos y así se les iba lo poco que les quedaba para disfrutarse ellas y volver a sentirse vivas.
      Gracias por tu comentario y por visitar mi rinconcito de letras.

      Saludos.

      Eliminar