Huellas gastadas

Me tuve que colgar de los recuerdos
al caminar las huellas tan gastadas
que dejaron mis pasos sin memoria
y ausentes de colores los paisajes.

sábado, 27 de abril de 2019

La balanza decide.


Te quiero, cuando veo la balanza inclinarse
hacia el lado derecho donde crecieron brotes
de todas esas cosas que me has dado en la vida.

Te quiero, cada vez que tu intentas devolverle
el calor a mis manos heladas,
cuando me cuentas chistes tan tontos y tan simples
tratando que regrese la sonrisa a mis labios.

Espero que comprendas el receso que tomo,
mi falta de palabras, la ausencia de un abrazo,
es que quiero apartarme un poquito del mundo
quitar del tendedero toda la ropa sucia.

Para ver si me encuentras,
para ver si aun podemos charlar con la mirada,
mojarnos en la lluvia que regrese el deseo
de revivir orgasmos.



J.Eugenia Dìaz M.

8 comentarios:

  1. Un poema sentido y, tal vez, con mensaje incluido.

    Abrazo Eugenia.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas del corazón pesan mas...Sobre todo si la persona amada tiene la amabilidad de dejarnos un poco de espacio para que podamos encontrarnos y ser capaces otra vez de "hablar con la mirada"...
    Un beso grande, bonita.

    ResponderEliminar
  3. A veces la decisión está en manos de la otra persona. Si tú te vas esa persona puede buscarte o no, pero si no lo hace evidentemente esa persona no te necesita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Retroceder para visualizar lo que sobra y barrerlo. Y al mismo tiempo esperar con esperanza.
    Es un poema muy sutil en cuanto a la acción que encierra, pero claramente explícito en lo que se siente.
    Muy logrado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A veces es necesario hacer una revisión y quitar la ropa sucia del tendedero que empaña nuestra luz.
    Un poema muy bello.
    Saludos.

    ResponderEliminar